Montanejos no está lejos

El verano me ha regalado una semana de descanso familiar en Montanejos y, claro, allí me he plantado con un buen montón de material para intentar robar algunas escaladas, solo o con compañía local si era posible.

Las paredes del Estrecho del Mijares
Las paredes del Estrecho del Mijares

A pesar del famoso lema con el que el principal equipador y propietario del refugio de escaladores pretendía popularizar la escuela de escalada de Montanejos, hacía mucho, muchísimo tiempo que no escalaba por allí con cierta dedicación.

Y he redescubierto la maravillosa caliza vertical, aérea, generosa y en ocasiones compleja con la que te recompensa esa gran escuela.

Carlos en Spider Pons
Carlos en Spider Pons

Como tuve una semana entera, pude hacer varias cosas. La primera, escalar con mi hijo, Carlos, en un nuevo sector para niños que han equipado recientemente. El sectorcito, en el barranco Maimona, tiene unas vías cortitas, muy bien aseguradas y con descuelgue, con grados fáciles pero variados en la dureza que supone para estos renacuajos por su talla y fuerza. Carlos se lo pasó en grande a pesar de los momentos de pánico a la hora de descolgarse o de avanzar en la altura de la pared que, aunque corta, para él eran ya unos cuantos metros (entre 12 y 15 calculo). En dos días diferentes (volvimos al sector dos días más tarde, con José Luis como asistente), escaló Spider Pons entera y Cuqui Cagueto sólo hasta la mitad porque se topó con una zona de romos que no le convenció nada.

La segunda, quedar con Jose Luis, que se vino un par de días con su chica y con quien aproveché para ponerme las pilas. Un día escalamos, yo de segundo, algunas vías en la zona de la carretera del pantano, en el sector “Cuneta”. Vías duras, largas y con una caliza excepcional que hacía tiempo que no tocaba con los dedos. Las vías: Churrimangui (6a, 25 m.), Nasío pa Mata’ (6b, 25 m.) y Cantin-flas (6b, 30 m.)

En Cantin-flas (6b)
En Cantin-flas (6b)

Al día siguiente, Jose Luis y yo nos planteamos atacar una de las recientemente reequipadas fisuras de la pared de los miradores, en la carretera del estrecho del Mijares: Cristal Oscuro (6b, 110 m.). Pero una vez en la base de la pared nos pareció que hacía demasiado sol y calor para meterse en fisuras algo lavadas, semiequipadas, de caliza roja. Así que cambiamos de objetivo buscando buena caliza de agujeros que fueran más llevaderas con el calor. Y, así, terminamos en las paredes de Maimona, en el Tubo, escalando una vía relativamente reciente, equipada en 2011, llamada Parados al Sol (6a, 130 m.). Resultó una preciosa vía en condiciones de escalada algo asfixiantes por el calor.

En Parados al sol (L2, 6a)
En Parados al sol (L2, 6a)

Y para rematar, el penúltimo día de estancia, me animé por fin a tentar una vía de varios largos en solitario, sencilla, en el sector iniciación. Madrugué un poco para cocerme al sol justo lo necesario, cargué con material suficiente para anclar el primer largo al suelo y me metí en compañía de mi silent partner en Kombinado Komekakas, una bonita vía de 4 largos entre V y V+, salvo el último, que es 6a.

Autofoto Kombinado Komekakas (L2, V+)
Autofoto Kombinado Komekakas (L2, V+)

Hasta ahora, para ganar soltura, había hecho vías de un largo en solitario y la experiencia de encadenar varios largos resultó fantástica, aunque requiere cierto método: darse cuerda antes de los tramos un poco más difíciles, anudar cada cierto número de seguros intermedios, fijar la cuerda en la reunión, rapelar limpiando el largo, desmontar la reunión anterior y jumarear hasta la reunión de nuevo para iniciar el siguiente tramo… una liturgia algo cansina, pero que resultó menos fatigosa de lo que esperaba. El siguiente reto será hacerlo en una vía clásica sencilla, IV+ ó V como máximo.

¡Qué bien trepar de nuevo!

6 Comments

    1. Muchas gracias Javi. Fue un disfrute, la verdad. De hecho espero repetirla en invierno, con un poco más de entrenamiento en los dedos y con menos sol.

      Mi compañero José Luis es el que me habló de vosotros y de vuestros equipamientos y reequipamientos. Seguro que probaremos Cristal Oscuro este invierno. Ya te contaré.

      Yo tengo muy poquita experiencia como aperturista y equipador, pero sé que es un duro trabajo y desde aquí mi más sincera enhorabuena y mi más sentido agradecimiento por estos regalos que nos hacéis a todos los escaladores.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *