Vamos a escalar a Peñalara

Me cuesta recordar cuándo fue la última vez que salí a escalar, pero Danko, ávido de empezar a envejecer por el uso su nuevo material me estimula con una sencilla propuesta: vamos a escalar este fin de semana.

¡Aceptado!

Y, aunque me resisto a su ímpetu, recuerdo de una infancia alpina en su Suiza natal, de pegarnos el madrugón del siglo como si lo hubiera planificado Diego, no puedo evitar verme antes de las 10:00 en el aparcamiento de Cotos con la mochila ya a la espalda. El destino: escalada deportiva en la zona del Zabala, en Peñalara (aunque, por si acaso, había cargado con algunos cacharros para escalada clásica).

Danko escalando de segundo Lola (V), en el contrafuerte de la Teresa (Peñalara)
Danko escalando de segundo Lola (V), en el contrafuerte de la Teresa (Peñalara)

Danko se apaña bien en el primer V en el que nos metemos, Lola, en el Contrafuerte de la Teresa. Se lo hago escalar dos veces, la primer en “top” y la segunda, de segundo de cordada para trastear en reunión y rapelar. Resultado óptimo, así que tras buscar en la guía una vía clásica de más de un largo, cercana y poco comprometida le lanzo la propuesta: ¿te animas a escalar una vía sin seguros, pero fácil?

La respuesta clara y contundente nos regala una escalada sencilla por una bonita combinación de placas tumbadas y un gran diedro en el primer largo y unos cortos resaltes en el breve segundo largo.

Danko escalando el primer largo en su primera vía clásica (Peñalara)
Danko escalando el primer largo en su primera vía clásica (Peñalara)

La vía aparece reseñada en la antigua guía de escaladas en la sierra de Guadarrama, pero no la he visto reseñada en ningún otro sitio. Imagino que es una de estas vías con, en el fondo, escaso interés, nada repetida, nada especial, y con un grado entre el III+ y el IV, con algún paso aislado de IV+. Pero para nosotros resultó muy gratificante.

Poco después, a la hora de comer estábamos en Peña Pintada, tomándonos una cerveza con María José, Pedro y Esther mientras Carlos trasteaba por el jardín.

5 Comments

  1. Bien bien Ramón y cia !!
    Muchas veces esas vías de IV son más wapas que las más difíciles y dan por unos minutos esa sensación de aventura por aquello de no estar el terreno tan limpio como en las otras, jejeje.
    Pues si te digo que el otro día a las 8 AM ya estábamos saliendo del parking de Cotos camino del Trapecio….pero o vas pronto por la mañana y aprovechas antes de la calorina o ya por la tarde 😉

    Salu2

    1. Eres un crack 😀 … di que me he acomodado, pero yo a las 8:00, salvo extrema necesidad, procuro estar o en la cama o recién levantado

      Y estoy contigo, yo soy un feliz escalador de las vías fáciles de IV grado. Las hay preciosas, entretenidas y razonablemente seguras. Hay momentos para apretar y momentos para escalar sin preocupaciones ni esfuerzos excesivos.

  2. Muy buen lugar para empezar a pegarle a la escalada clásica pero con esto de hacerlo Parque Nacional ya no tengo nada claro que se pueda ir,…
    Supongo que serán las dudas del principio y con el tiempo nos aclararemos.

    1. A ver si hay suerte y no nos lo impiden a pesar de que la tendencia general en España es mala.

      Está bien el sitio para quien se quiera iniciar a la escalada clásica, sí, pero hay poca información de calidad y eso siempre es malo para los novatos. La posibilidad de embarcarse es alta y la carencia de recursos es un mal asunto en ese caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *