Gredos siempre vale la pena un salto

Así que allá nos fuimos, de fin de semana largo con la familia, para visitar a Miguel Ángel Vidal y para asistir a las I Jornadas de Montaña de Gredos y para tratar de pasar con Carlos una noche bonito refugio Elola.

Aunque era febrero, y hacía frío, este invierno está resultando tan seco que Gredos estaba absolutamente desconocido, sin apenas nieve a la vista, sólo en las partes altas, y con la advertencia del guarda del refugio como resumen de la situación: “No hay nieve hasta pasados los barrerones, pero la poca que hay es hielo por el frío. Yo no subiría con un niño”.

Carlos pasando toneles en el parque de cuerdas
Carlos pasando toneles en el parque de cuerdas

Descartado el plan de dormir en el refugio, nos centramos en asistir a la interesante charla de Dani Ascaso sobre su intento de ascender el Cerro Torre por una nueva ruta, que resultó ser demasiado arriesgada (Asamblea de Majaras), asistir al curioso torneo de Tree Tooling y al parque de cuerdas con Carlos y a hacer algunas actividades familiares por allí.

El Tree Tooling me pareció simpático pero demasiado freak. Especialmente después de renunciar a los crampones para no dañar los árboles (lo que me parece una estupenda idea en cualquier caso). Pero fue divertido ver resoplar a aguerridos escaladores en hielo abrazados al tronco y clavando los piolets en los tablones. Hasta yaniros hubo al pasar desde el árbol a una estructura móvil que daba por finalizado el itinerario.

Carlos y María José pisando la escasa nieve de Gredos
Carlos y María José pisando la escasa nieve de Gredos

Lo más interesante fue el paseo hasta el final de la Barranca, a la izquierda de los barrerones, para llegar a una zona donde todos los inviernos se forman unas pequeñas cascaditas donde pretendía pinchar un poco de hielo con mis Cobra.

El hielo estaba allí, no así la nieve que suele haber, así que lo que habitualmente son unos resaltes de unos pocos metros, resultó ser un muro de cerca de 20 metros en su parte más larga. ¡Bien!

Gredos agostado en febrero
Gredos agostado en febrero

Un bonito paseo, con un divertido remate: un par de escaladas en buen hielo mientras María José y Carlos tomaban el sol y me hacían alguna foto.

A la vuelta, una pregunta nos rondaba a María José y a mi: ¿por qué no volvemos más a menudo a Gredos?

Escalando en hielo en Gredos
Escalando en hielo en Gredos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *