Prima Torre di Sella

La primera ruta que planeamos, ante la predicción de buen tiempo para nuestro segundo día en la zona, fue el Diedro suroeste de la Prima Torre di Sella, también llamada vía Trenker porque fue abierta por Louis Trenker y Hans Pescota en 1913.

Es un evidente diedro fisurado que divide en dos la cara suroeste casi en su totalidad. Desde enfrente la ruta se antoja mucho más vertical de lo que en realidad es, aunque el tramo más difícil combina verticalidad y roca pulida en uno de sus lados.

Se trata de una ruta de 5 ó 6 largos (al gusto, pues una de las reuniones superiores puede esquivarse flanqueando a la derecha y, de paso, ahorrando unos metros que no aportan mucho a la ruta). El grado de la vía es V- como dificultad máxima, aunque de IV como dificultad media en sus alrededor de 160 metros de longitud.

El magnífico diedro de la Vía Trenker a la Prima Torre di Sella
El magnífico diedro de la Vía Trenker a la Prima Torre di Sella

Lo cierto es que al llegar a la base de la vía estaba casi descompuesto. Hacía mucho tiempo que no escalaba y la pared, el entorno, impresionaba bastante. También contribuyó a eso, imagino, el hecho de que la aproximación se inicia en el Passo Sella, a 2.240 mts. de altitud y la altura se nota.

Primer largo (III+) de la vía Trenker a la Prima Torre di Sella. Foto: Vlady
Primer largo (III+) de la vía Trenker a la Prima Torre di Sella. Foto: Vlady

Sin embago “en el comer y el escalar, todo es empezar”, así que me dispuse a empezar la vía  por el largo inicial de III+ y todo empezó a rodar. La cosa fue yendo a mejor, yo me fui sintiendo mejor incluso en el largo duro, el segundo (V- según algunas guías), hasta el final de la vía y el complejo descenso.

Vlady a punto de enfrentarse al paso difícil de la vía (V-)
Vlady a punto de enfrentarse al paso difícil de la vía (V-)

El día resulta perfecto y, además, nos sirve pera aprender que la graduación es peculiar, como en todos los sitios. Quizá técnicamente la graduación resulte tan sólo un poco más dura que grados similares en España, pero el grado de compromiso y exposición también es algo que hay que tener en cuenta en cualquier vía de Dolomitas y eso, eso no se refleja en absoluto en la graduación de los croquis.

En la travesía del último largo hacia la chimienea de salida (IV-). Foto: Vlady
En la travesía del último largo hacia la chimienea de salida (IV-). Foto: Vlady

El ambiente de la Prima Torre di Sella es impresionante y la roca es bastante compacta. Pero hay terrazas, y piedra suelta. A tramos parece que desplome y, aunque siempre se puede resolver con pasos en el grado general, no siempre resultan evidentes. Eso sin contar con el hecho de que los mejores seguros son clavos en su mayoría muy antiguos y que, por lo compacto de la roca, los pasos de placa son muy difíciles de proteger.

Vlady saliendo de la ruta
Vlady saliendo de la ruta

Aún así, el Gruppo di Sella ofrece magníficas ascensiones a todos los niveles, y con un gran ambiente.

En un promontorio en la salida de la vía Trenker. Foto: Vlady
En un promontorio en la salida de la vía Trenker. Foto: Vlady

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *