Yelmo, Walkiria

El domingo, por fin subí al Yelmo, tras dos intentos y unos cuantos años ya en Madrid viviendo. No tenía prisa, pero sí ganas.

El primer intento fue con José Luis a la Walkiria, pero fue infructuoso por varios motivos: entramos por otra vía porque había gente en el primer largo, luego hicimos un cruce extraño con potencial caída sobre la cuerda buscando una chapa que no tocaba y, sobre todo, llevaba muy poco tiempo escalando en adherencia (y José Luis nada). El resumen: nos fuimos a tomar cervezas.

El segundo intento lo conté en el blog. Fue a la vía Calavera, con Sergio. Sergio tampoco había escalado en adherencia apenas y estaba de visita el fin de semana. Aún así le echó ganas, como yo. Pero no sabíamos cómo era realmente la vía y no le vimos color. Ahora no me lo plantearía por aquello de que se trata, sobre todo, de hacerla en solitario porque las únicas chapas que hay son las de las vías que la cruzan.

Nell y madclimber felices en la cumbre del Yelmo. Foto: Nell
Y a la tercera fue la vencida. La vía elegida, de nuevo la Walkiria porque era asequible y, según la biblia de la Pedriza, la más bonita de los grados asequibles. Además, al tener que reforzar los largos con autoprotección, Nell fue de segunda toda la vía. Así que, disfruté de lo lindo y, sinceramente, me habría gustado tener 5 largos más por delante con dificultad y facilidad para asegurar similar a los dos primeros largos.
Encarando el segundo largo, camino del magnífico diedro fisurado.
Encarando el segundo largo, camino del magnífico diedro fisurado. Foto: Nell
Hicimos la ruta tal y como la reseña el Capitán Penurias ya que así nos la recomendó una cordada que acababa de hacerla. Pero al bajar nos encontramos con Roberto y Almudena que habían estado antes en la Hermosilla y que iban a rematar el día. Me dijeron que valía la pena hacer la ruta partiendo de la reunión original porque tiene mucho ambiente, así que lo dejaremos para otra ocasión.
Nell andando en el segundo largo
Nell en mitad del segundo largo, comprobando que casi podía hacerlo de pie.
Fue un muy buen día, una buena escalada y la compañía magnífica: Nell. Se trabajó con abnegación la aproximación y, sobre todo, la escalada. Una buena compañera de cordada y aplicada aprendiz de escaladora de pared.

18 Comments

  1. Gracias.

    Fer: Cuando quieras (y podamos ambos, claro).

    Diego: Fue importante para ambos por diversos motivos, creo. Para mí era una asignatura pendiente que no tenía que ver con la dificultad sino con la inoportunidad que había rodeado siempre esa escalada y para Nell, bueno creo que es su tercera o cuarta vía en pared, así que es un acontecimiento.

    Creo que dejamos poca huella afortunadamente, pero harás bien en ir. Ahora yo tengo que ir a la Hermosilla, que voy cambiado contigo 😀

  2. Vaya, vaya, sigues sumando mentros de pared. Enhorabuena, ya tienes otro clásico español en la mochila, y van unos cuantos, Montserrant, Riglos, Ifach ……….

  3. 🙂

    la verdad que si… faltaron 2 largos mas… q caña de via.. y q ganas de repetirla haciendo largos de primero… es la primera vez q me pasa, que tengo ganas de volver a subirla nada mas bajarla… pero volvereee….

    Fer, con este hombre se llega lejos porque no veas las fuerzas que te da pa caminar 😉 o trepar en este caso…. graciaaasss!!!!!

    que hemos subido al yelmooooo!!!!!!! q grandeeee!!!!

    besos

  4. Ohhhh !!!
    Que envidia me das !! Enhorabuena !!
    Ahora la tienes que repetir y llevarme allí de nuevo, que de la última vez hace muchos años..
    Un abrazo

  5. Hola !

    La verdad es que la Walkiria es un viote. No muy difícil, con ambiente, placa, diedro, patio… lo único, como bien decís por ahí, es que tuviera otros 5 largos mas 😉 Otra manera de hacerla es repetir la clásica de verdad: haciendo las reuniones intermedias en el gendarme y dándose las travesías…

    Un amiguete mío que lleva mil años escalando me estuvo contando como se hacía cuando ibas con cletas, y hasta que no estas ahí y te imaginas como sería darse los pasos con bota dura, no te haces una idea de lo recios que eran los antiguos pedriceros.

    Pues nada, cuando queráis, hacemos la hermosilla 🙂

    Un saludo.

  6. Jose Luis: Ya sabes que cuando quieras, sólo tienes que dejar esos deportes de nenaza que haces ahora y subirte un día por aquí. ¡Te espero!

    Capitán Penurias: Tuve una sensación similar a la que cuentas, pero quizá más salvaje todavía cuando hice la Norte del Puro en Riglos. Es mucho más dura y más descompuesta y es una Rabadá-Navarro… y, como tú dices, me imaginaba abriendo esa vía, con cuérdas de cáñamo, alpargatas de esparto y falcas de madera (alguna queda en la vía) y casi me daba vergüenza emplazar los aliens. Y para la Hermosilla, sólo tenemos que acordar un día.

  7. Hombre!.. no sé si eres Tumoe con una errata o algún advenedizo que le suplanta.

    No obstante, yo escalo con todos los avances que puedo porque, además de ser un matao, soy un cobarde y un hombre de mi tiempo.

    Y, del mismo modo que voy a AVE o en avión y no en tren de vapor, utilizo pies de gato y amigüitos y, si me da el grado, sin estribos. Pero si eres una mujer (u hombre) de verdad, mejor en solo integral, como hizo el Calavera con la vía que lleva su nombre.

  8. Tomoe, esa via es para hacerla como a uno le salga de los huevos, lo demás sobra, especialmente comentarios como los tuyos “…con cletas…”, hay que ser tontoe…

  9. Ahí, ahí, con dos cojones, hay que volver al cañamo y las alpargatas de esparto. Si siempre lo he dicho, como la edad media no hay nada.

  10. Eso eso, y el que ose poner un spit de más o use la demoniaca tecnología del pie de gato tendrá que enfrentarse al Tribunal del Santo Oficio Friki presidido por el nada dogmático Tontoe, ante quien rendirán cuentas los seguidores de la Hermandad del Matao…digo.

  11. Calma Mario.

    Cada uno se monta la película como quiere. A mí siempre me llama la atención que hay algunos “iluminados” que siempre saben cual es el instante histórico en el que las cosas deben permanecer.

    Por ejemplo, cuánto debemos retrotraernos en el pasado para trazar el origen de una nación (que ya sabemos que la mayoría se formaron mediante guerras que agregaban o disgregaban el territorio periódicamente) a partir de un momento histórico concreto que para ellos es válido.

    En esto es lo mismo: sí las cletas.. no a los gatos… sí a los friends, no a los clavos, no a las cuerdas de perlón, si a los polímeros… ¿alguien escalará con bábaros, o con caquetilla y piolet/bastón de 2 metros, a lo Passet?.

    Sea como fuere, me reafirmo: soy un hombre de mi tiempo. Y es más, apostaría a que, como ninguno quería manifiestamente matarse, si hubiesen podido poner expansiones en la época de Rabadá y Navarro, seguro que muchas vías las tendrían de esa época.

  12. ¡Enhorabuena, Diego!

    La verdad es que es una vía muy sencilla salvo un par de tramos. Pero sea como fuere, yo no diría que tanto como para hacerla con “cletas”. Lo que, por otro lado, hoy por hoy sería una chulería o, al menos, una excentricidad innecesaria.

    Lástima no haber podido estar allí al final como me habría gustado. Parece que fue un gran día.

    ¡Buenas escaladas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *