Mis manías con las cintas

Ayer estuve escalando en Peña Rubia y me fijé en algunos de los escaladores, en como ponían sus cintas en el arnés, en cómo chapaban.

Yo no soy Técnico Deportivo, así que no puedeo hacer artículos técnicos ni mucho menos puedo dar recomendaciones técnicas de ningún tipo. Sin embargo me surgió la idea de hablar de algunos de mis trucos después de unos cuantos años encaramado a la roca. Por ejemplo, cómo coloco las cintas en el arnés y por qué.

Estuve, hace ya muchos años, probando cómo sacaba la cinta del arnés de modo más cómodo, seguro y rápido. Y el resultado de esas pruebas me llevó a colocarlas todas con el gatilo hacia el exterior y ordenadas por longitud, las más cortas más cerca del anillo ventral y las más largas hacia el final (como en la foto).

Material ordenado en el arnés
Las cintas bien ordenaditas

Probando constaté (al menos en mi caso pues es un asunto muy subjetivo) que de este modo con el pulgar abría el gatillo más cómodamente que con varios dedos (como sucedería si las colocara con el gatillo hacia adentro, al revés de como en la foto). Conozco mucha gente que las coloca de otro modo y, bueno, es cuestión de probar. Sin embargo, nunca he entendido a la gente que se las pone tal y como caen en el arnés de modo que hay que palpar el mosquetón antes de decidir cómo cogerlas.

Sacando la cinta express, usando el pulgar en el gatillo
Sacando la cinta express, usando el pulgar en el gatillo
Automatizar algunos movimientos es importante y yo he conseguido automatizar el movimiento de extraer la cinta con el pulgar (como se ve en la foto junto a este párrafo). Además, y esto es lo más interesante, al extraerla así, directamente queda la cinta express en la mano para pasarla por la chapa. Es decir: el pulgar mantiene abierto el mosquetón, que queda orientado hacia mi cuerpo, y con todos los dedos colocados de modo que no molestan entre el mosquetón y la pared. Además, al estar dispuestos en dirección opuesta los mosquetones de la express, el mosquetón de la cuerda queda al revés, en sentido opuesto a mi trayectoria.

 

 

Detalle de un chapaje cómodo y todo en su sitio
De cerca, se ve cómo todo queda en su sitio y el chapaje es cómodo

Resulta sencillo una vez lo has practicado un poco y deja en la mayoría de los casos la cinta express bien colocada en la mano, adecuada para ser chapada teniendo en cuenta la dirección del escalador y, lo mejor de todo, lo hace sin tener que pensar en ello. Sencillamente si coges la cinta con la mano derecha, queda colocada en la chapa con el gatillo del mosquetón superior hacia la izquierda (se chapa más cómodamente) y con el gatillo del mosquetón inferior hacia la derecha de modo que la cuerda deslizaría por el lado contrario al gatillo.

 

Chapando con la mano izquierda una express tomada del lado izquierdo
Coger con la mano izquierda y chapar de modo natural un parabolt situado en la izquierda

Para terminar, un consejo: para escalar varios largos no es útil, sino esencia automatizar los gestos, en concreto conviene automatizar el gesto de, después de recuperar una cinta express, colocarla del mismo modo. Así se queda listo para el siguiente largo y sólo hay que recuperar en la reunión el material no usado por el compañero para encabezar el siguiente largo rápidamente. Claro que eso reduce el tiempo de recuperar el resuello en la reunión, pero siempre es más interesante aprovechar ese tiempo para beber o disfrutar del paisaje que para pelar con el material depositado de cualquier modo en nuestro arnés.

6 Comments

  1. 100% de acuerdo. Cuanto más se automatice, mejor. Yo soy de los que lleva las cintas con el gatillo hacia dentro. Me he acostumbrado y me va bien. Y siempre igual, no cada día de una forma.
    Slds.

  2. Yo coloco el material igual, los mosquetones con el gatillo hacia fuera…… pero es cierto que necesitamos hacer un movimiento adicional de muñeca, que con el otro sistema no se hace. Bueno, si lo tienes bien automatizado no hay problema, la diferencia de tiempo no es significativa.
    salud

  3. Creo que lo verdaderamente importante es automatizar un gesto para reducir todo lo posible el tiempo de chapaje que es, en sí, una maniobra que entorpece la fluidez de la escalada y que obliga a hacer movimientos específicos para ello (y consumir energías).

    Además, como decía en el post, en el caso de hacer tapia ahorra mucho tiempo en el relevo en las reuiniones. Cualquier consumo en ellas, al ir sumando una tras otra, puede suponer una pérdia importante de tiempo.

    Ya se sabe: Faster is safer.

  4. Yo lo coloco como tú también. Así me enseñaron y así lo hago. Igual que hacer el 8. Son cosas que se automatizan y te permite concentrarte en otras cosas. Sin dejar de prestar atención al material, claro, a ver si te vas a chapar la cinta de vida en vez de una express…cuando empecé a escalar estuve a punto de ponerme un parabolt en la pared de mi casa y chapar, chapar, chapar, chapar…

  5. Primero, disculpas. Se había colado tu comentario como “spam” y lo acabo de rescatar.

    Si tienes dónde poner el parabolt no es ninguna tontería. No sólo para chapar, sino para practicar muchos movimientos: chapar con ambas manos en ambas direcciones, hacerlo sin mirar, hacer, sin mirar un ballestrinque a una sola mano, pasar la cuerda por el mosquetón con ambas manos en ambas direcciones… etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *