Silvia vidal, silenciosa y grande, muy grande

No suelo hablar de otros escaladores, salvo mis amigos. Y mucho menos de la actualidad. Pero empiezo a acariciar la idea de hablar de banalidades al respecto de la actualidad alpinística, los artículos que leo y las divagaciones que circulan por mi mente al respecto de este mundillo.

Y claro, para que sirve si no un blog, me pregunto.

Así que ahí va la primera: Silvia Vidal.

Silvia Vidal me parece una de las grandes del alpinismo español. Quizá no es tan versátil como los hermanos Pou o tan mediática como los empleados fetiche de Al filo de lo Imposible (Antes Juanito, ahora Edurne..). Sin embargo tiene el sabor de la autenticidad, de la independencia, de la exquisitez en sus elecciones y del compromiso con aquello con lo que difruta: la gran pared y generalmente la gran pared en solitario.

Ahora acaba de firmar en una nueva gran ascensión pasando, ella solita, 21 días en pared (la friolera de 20 vivacs). Una barbaridad, vamos. Además, la ruta a la Shipton Spire (5.300 m.), tiene una longitud de unos 870 metros y dificultades de hasta A4+ (con mi nivel de A2+ ya me parecería estratosférico con compañero y sin dormir colgado) y con varios largos de A4.

Silvia Vidal en 'Life is Lilac'
Silvia Vidal en ‘Life is Lilac’

La criaturita ha bautizado la vía con el nombre de Life is lilac (La vida es lila), lo que imagino que es, básicamente, consecuencia de tantos días en pared.

En definitiva, y tonterías aparte, aquí queda mi tributo y admiración para esta currante silenciosa del gancho y el rurp que, para más gloria suya es humilde.

¡A seguir escalando!

2 Comments

  1. El año pasado estuvo en Cercedilla y, aparte de ser humilde e inteligente, tenía cosas que decir sobre la escalada y la montaña; y sobre ese empeño suyo por crear belleza en la más absoluta soledad y con el máximo riesgo. Su menudo cuerpo, encaramado a paredes imposibles y lejanas, constituyen el más admirable exponente actual del alpinismo y la poesía. La amo por eso.

  2. El año pasado estuvo en cercedilla. Es inteligente y humilde. Su menudo cuepo, encaramado a paredes imposibles y lejanas, constituyen el máximo ejemplo actual del alpinismo y la poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *